Capítulo 43

¡El mundo fue y será una porquería!